Nuestra lluvia, mis charcos

Era uno de esos días soleados de Mayo, de primavera incipiente, de primavera brotante que no termina de arrancar, un día que anunciaba calor, aunque el hombre del tiempo presagiaba “un día lluvioso”, lluvias torrenciales, tormentas, rayos y centellas, pero yo no escucho al hombre del tiempo, no me interesa, no me atrae la idea... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑