Dormir a deshoras.

IMG_20170613_162831.jpg
                                       Fotografía: Imperfectas e inconclusas

 

Tenía el pelo revuelto, una sonrisa boba, los pies fríos y hacía equilibrios para no caerme de la cama. Una cama grande de la que habíamos decidido sólo usar una pequeña parte. Nuestro lado de la cama. Lo decidimos juntos,

-¿dónde duerme ella?-pregunté con miedo a que dijeses por todos lados.

– En el lado de la puerta-respondiste- me gusta estar cerca de la ventana. Me tumbé y dije -me gusta tu lado de la cama- . Y desde ese momento pasó a ser nuestro.

Tenía el pelo revuelto, una sonrisa boba, los pies fríos y tú me abrazabas fuerte. Te gustaba pegarte a mí, apresarme entre tus brazos y yo dormida escapaba de ellos y tu volvías a buscarme y yo respiraba profundo de nuevo. Y así una y otra vez, horas de sueño a deshoras.

Tenía el pelo revuelto, una sonrisa boba, la piel caliente, te perdías entre mis piernas una y otra vez. Despacio, despacio, suave, lento…,y luego cuando yo perdía el control y te pedía que fueses rápido, rápido y fuerte tú me devorabas hasta que tu lengua naufragaba en mí.

Tenía el pelo revuelto, una sonrisa boba, los ojos fijos en ti. Tú preparabas la comida para los dos. El mundo dado la vuelta.

Tenía el pelo revuelto, una sonrisa boba y los miedos escapando entre los dedos. Tú me regalabas secretos yo coleccionaba deseos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: